Destacado

Agenda de eventos

April 28, 2016

1/10
Please reload

¿Qué hay de nuevo?

January 11, 2017

October 31, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • Pinterest Social Icon
  • YouTube Social  Icon

El eating desing de Marije Vogelzang

August 3, 2016

El food design es una rama del diseño que se enfoca en utilizar a los alimentos como su material principal, sin embargo existen personas que consideran que los alimentos ya han sido diseñados a la perfección por la naturaleza. Es así que en lugar de enfocar el diseño a la forma de un alimento, algunos diseñadores deciden aplicar su trabajo a la experiencia de comer, a esto se le llama eating design.

 

Marije Vogelzang, con sede en los Países Bajos, es la primera eating designer. Durante su tiempo como estudiante de la carrera de diseño en la Academia de Diseño de Eindhoven se dedicó a buscar su material perfecto para diseñar, el cual resultó ser los alimentos.

 

"¡Noté que los alimentos nunca habían sido usados seriamente por los diseñadores, aunque es el elemento más importante para la vida humana! ¡Qué extraño!", comenta Marije.

 

 

Es así que aún siendo estudiante, Marije crea su primer proyecto de eating design, llamado White funeral meal, donde explora el color blanco.

 

“A diferencia de la cultura occidental, en otras culturas el color blanco significa muerte. En este proyecto se presenta una mesa decorada, acompañada de alimentos blancos y cubiertos especialmente diseñados con ese color. En el ambiente sereno que se crea se comparte una comida y recuerdos”, detalla Marije sobre el concepto de White funeral meal.

 

Después de más de 10 años trabajando con alimentos, Marije ha podido establecer una filosofía de ocho puntos de inspiración en su trabajo: los sentidos, naturaleza, cultura, sociedad, técnica, psicología, ciencia y acción.

 

El punto que más despierta curiosidad en Marije es el de psicología:

 

“Nunca pensamos acerca de la parte psicológica de los alimentos, pero creo que probablemente es la parte más grande de comer. La comida va al estómago, pero también puede activar el cerebro, puede traer fuertes recuerdos y emociones”, explica Marije.

 

Otro aspecto importante que inspira a Marije en la creación de sus proyectos son los recuerdos, por ejemplo su viaje a Líbano donde probó por primera vez el Mana´ouche (pan plano levado acompañado de toppings, parecido a una pizza) y donde llevó a cabo el proyecto Black confetti.

 

 

“Lucía como confeti negro”,  las cenizas cayendo del cielo después del bombardeo a Rotterdam durante la Segunda Guerra Mundial, visto desde los ojos de un niño.

 

En el proyecto Black confetti, Marije obtiene recetas originales de la guerra con ayuda del National Resistance Museum. Se prepararon platillos basados en esas recetas pero presentados en forma de entradas. Algunos sobrevivientes de la guerra probaron la comida, cuyo sabor no había estado en su paladar por más de 60 años. La comida desató recuerdos y emociones que los sobrevivientes de la guerra habían olvidado.

 

El proyecto que más ha impactado la carrera de Marije es el de EAT LOVE Budapest, en donde un grupo de personas entran individualmente a carpas decoradas con fotografías y dibujos, relacionados con la vida de una gitana. La carpa sirve como barrera visual entre la persona dentro de la carpa y una gitana, quien con sus propias manos alimenta la boca del comensal al mismo tiempo que comparte sus recuerdos e historias.

 

“Me sentí tocada por este proyecto ya que podías ver a las mujeres volverse muy poderosas, porque normalmente son las gitanas las que reciben caridad o lástima. Pero ahora estaban dando algo que era alimento, amor y sus historias. Una herramienta muy poderosa”, comenta Marije al hablar de EAT LOVE Budapest.

 

 

El proceso creativo de Marije evoluciona constantemente, al ser una de las primeras diseñadoras en trabajar con alimentos, primero necesitó averiguar sobre las direcciones que se pueden tomar al utilizar alimentos, descubriendo que no existe un camino marcado, por lo que cada paso que se toma es nuevo.

 

“Cuando inicié (en el eating design) estaba más preocupada con el material en sí mismo y ahora estoy más interesada en el efecto que tiene en los humanos y su medio ambiente”, menciona Marije al referirse a su proceso creativo.

 

Marije destaca que existen dos desafíos principales cuando se habla de eating design, uno es demostrar que el diseño en los alimentos puede ir más allá de sólo darles una forma en particular y el segundo es la problemática que conlleva el utilizar alimentos, ya que son materiales delicados.

 

“Necesitamos gente creativa que piense diferente y desarrolle diferentes reflexiones, diseños, puntos de vista y métodos. Por eso necesitamos el eating design y empezar a dar a nuestro alimento un nuevo valor. Pensar en eating design es un buen inicio para cambiar las cosas”, comenta Marije.

 

Actualmente Marije además de ser diseñadora, es curadora y cabeza del departamento de diseño de la Academia de Diseño de Eindhoven, además es la fundadora de The Dutch Institute of Food Design, una plataforma dedicada a los diseñadores que trabajan con el tema de los alimentos.

 

      

 

 

Please reload