Destacado

Agenda de eventos

April 28, 2016

1/10
Please reload

¿Qué hay de nuevo?

January 11, 2017

October 31, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • Pinterest Social Icon
  • YouTube Social  Icon

He aquí una joya de la Colonia Guerrero: Mercado Martínez de la Torre

March 11, 2016

La Ciudad de México es actualmente considerada una de mecas gastronómicas mundiales; la oferta de grandes restaurantes, las nuevas propuestas y tendencias, el talento en las cocinas y los ya innumerables galardones, no serían posibles sin los Mercados, su gran antecesor e infalible proveedor de materia prima.

 

 

La colonia Guerrero, al norte del Centro Histórico, es un barrio que desde su fundación hace 140 años, estuvo habitado por obreros, artesanos, comerciantes e incluso personalidades del medio artístico y político; elemento que complementa el ambiente tradicional, dando vida a una colonia totalmente ecléctica. Es aquí donde se encuentra el mercado Martínez de la Torre, ubicado en Mosqueta (Eje 1 Norte), entre Zarco y Soto, ocupando un terreno que anteriormente fungía como alameda de la colonia. Su fachada se nota deteriorada y no es para menos, se inauguró en 1957 y a lo largo de 59 años, se ha convertido en referencia culinaria y punto de reunión para todas las clases sociales.

 

El mercado obtuvo su nombre gracias a Rafael Martínez de la Torre, quien poseía una gran cantidad de terrenos en esta zona y su fraccionamiento dio origen a la colonia.

 

Al entrar, en un primer vistazo, luce el mismo encanto de los mercado de barrio; se aprecian los puestos de frutas y verduras, carnicerías, pollerías, abarrotes, semillas, chiles secos y alimentos preparados; aunado al peculiar aroma a hierba y tierra de campo, debido a la frescura de todos los productos; sin embargo, este lugar brilla gracias a algunos otros factores que no en todos los mercados se pueden apreciar:

 

 

En este mercado es admirable la limpieza de sus pasillos y el orden de sus locales. La manera en que convergen los colores y texturas de las frutas, verduras, carne y otros alimentos, es imagen digna de una postal. Las propuestas gastronómicas se localizan en los pasillos centrales, donde se concentran pequeños restaurantes de casi todo lo que uno pueda imaginar; desde la barbacoa más suave con aroma de hoja de maguey, auténtica birria de chivo, carnitas con un atractivo color dorado, los tradicionales caldos de gallina, pozoles, tacos de cecina y longaniza de varios estados del país, mariscos, hasta aguas frescas y postres que satisfacen a cualquier paladar. Por último, y una característica que a mi parecer es de las más importantes, es la amabilidad y calidez de los locatarios; aquí todos somos iguales y es un sentimiento que te hace regresar de manera definitiva y constante.

 

 

Mención especial:

 

  • Carnitas La Güera. Uno de los locatarios con más años en el mercado, carnitas estilo Michoacán. Imperdible el taco de achicalada y el chicharrón crujiente. 

 

  • Lola la Trailera y La corcholata. Uno de los locales más famosos. Imperdible el taco campechano y el agua de horchata.

 

  • Barbacoa El carnerito. En fin de semana es mejor llegar temprano para disfrutarla sin prisa. Imperdible el consomé, la birria y el taco de costilla.

 

  • Gelatinas de Matías. El postre infalible en este mercado. Imperdible la gelatina de chocolate y de piñón rosa.

 

Please reload